Lxs Trabajadorxs Inmigrantes Ejercen Roles de Primera Línea: Necesitan Protección

Los 1.6 millones de trabajadores y trabajadoras migrantes empleados a través de programas de visas de trabajo temporal en los Estados Unido están en la primera línea de la respuesta COVID-19 de la nación. Están realizando trabajos esenciales que hacen que Estados Unidos funcione, incluyendo la producción de nuestros alimentos. Sin embargo, se han quedado fuera de las conversaciones sobre la mejor manera de proteger a las personas.

En los próximos días, muchos trabajadores migrantes en la cadena de suministro de alimentos viajarán a los Estados Unidos. Al mismo tiempo, muchos trabajadores migrantes temporales ya están realizando tareas esenciales: procesar mariscos, cortar pasto, trabajar en el campo. Muchos de estos trabajadores son particularmente vulnerables al virus debido a sus condiciones de vida y trabajo, y están trabajando prácticamente sin protección. 

El año pasado, el Departamento de Trabajo aprobó más de 250,000 puestos de visa H-2A para trabajo agrícola. Esos trabajadores representan aproximadamente el 10% de todos los trabajadores agrícolas en los Estados Unidos. Si bien existen algunas protecciones para los trabajadores, esas protecciones son completamente inadecuadas para salvaguardar la salud de los trabajadores en el contexto de una pandemia global.

Los trabajadores H-2A son principalmente de México y generalmente viajan en autobuses llenos de gente a los Estados Unidos. Luego se alojan en lugares extremadamente concurridos en viviendas proporcionadas por el empleador. La vivienda suele ser de estilo cuartel, con literas u otro tipo de camas muy juntas. Los trabajadores a menudo viajan con docenas de compañeros de trabajo para llegar a los campos y a las tiendas para comprar alimentos y otras necesidades. Las regulaciones creadas para asegurar que la vivienda y el transporte de los trabajadores sean adecuados en tiempos normales son totalmente inadecuados ahora. Las regulaciones requieren que la vivienda tenga solo 50 pies cuadrados por persona para dormir; También permiten que las camas en las áreas compartidas para dormir estén tan cerca como a tres pies de distancia. Esto simplemente no permitirá el tipo de distanciamiento social recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“CDC” por sus siglas en inglés), que recomienda que personas mantengan una distancia de al menos seis pies entre sí.

Los trabajadores H-2A rara vez tienen algún tipo de seguro de salud. En general, también viven en zonas rurales y aisladas sin acceso al transporte. Como resultado, su capacidad para acceder a cualquier tipo de atención médica es extremadamente limitada. Además, generalmente no hay lugar para aislar a un trabajador H-2A si desarrolla síntomas de COVID-19 u otras enfermedades. Exigimos a los empleadores agrícolas a que proporcionen instalaciones para aislar a las y los trabajadores H-2A que se infectan y asegurarse de que puedan ver a un médico. Se debe requerir que la vivienda provista por el empleador durante esta emergencia tenga espacio suficiente para cumplir con la guía de los CDC.

Además, muchos trabajadores no tienen acceso a instalaciones de lavado de manos en el trabajo. Actualmente, esas instalaciones no son requeridas a los empleadores que emplean a 10 trabajadores o menos. Incluso a los empleadores más grandes que brindan estas instalaciones simplemente se les exige que las ubiquen dentro de ¼ de milla del lugar de trabajo. Esto no brinda a los trabajadores la capacidad práctica de lavarse las manos regularmente, según lo recomendado por los expertos en salud. Además, la mayoría de los trabajadores agrícolas carecen de acceso a las máscaras, guantes y suministros de desinfectantes que necesitan para evitar infectarse o infectar a sus colegas. Las instalaciones adecuadas para lavarse las manos y el equipo de seguridad necesario deben estar disponibles en todo momento para los trabajadores.

Finalmente, existe una alta probabilidad de que las y los trabajadores H-2A que ingresan a los Estados Unidos sean sobreextendidos por su trabajo debido a las interrupciones que tienen lugar con el procesamiento de visas en los países de origen. Esto es más probable que ocurra entre los empleadores designados H-2ALC. Los H-2ALC migran a través de estados y regiones para proporcionar mano de obra a los productores con los que contratan, trasladando a sus trabajadores con ellos. Es probable que los H-2ALC tengan una gran demanda debido a la inminente escasez de mano de obra en la industria. Esto aumentará los peligros para la salud y el bienestar de los trabajadores.

Otros trabajadores temporales también son vulnerables. Más de 100,000 trabajadores H-2B fueron empleados en los Estados Unidos el año pasado. Algunas de las ocupaciones más grandes de H-2B requieren que los trabajadores migrantes trabajen estrechamente junto a sus colegas en las fábricas (procesamiento de mariscos, por ejemplo), para interactuar estrechamente con el público (camareros y camareras), para preparar alimentos (cocineros en restaurantes) y para realizar trabajos peligrosos como la construcción. Muchos trabajadores H-2B están empleados en el sector de servicios, que está en camino de perder millones de empleos en cuestión de semanas. Estos trabajadores no tienen acceso al seguro de desempleo ni a ningún otro beneficio público. Si no trabajan, no tienen ingresos. Sin embargo, siguen siendo responsables de pagar a menudo deudas muy importantes en las que incurrieron para asegurar sus trabajos.

Los migrantes con educación universitaria y visas de trabajo temporales también pueden enfrentar desafíos. Más de 800,000 trabajadores con visas H-1B y L-1 están actualmente empleados en los Estados Unidos en salud, educación y campos de alta tecnología. Los médicos con visas temporales están en primera línea de la pandemia de COVID-19, trabajando en hospitales atestados y con poco personal. Y los maestros se enfrentan a un futuro incierto ya que las escuelas y las universidades cierran por el resto del año académico. Los principales empleadores de trabajadores H-1B y L-1 son firmas de personal que envían trabajadores a sitios de trabajo de terceros como contratistas temporales, lo que los hace vulnerables a un trato desigual.

Muchos trabajadores temporales que trabajan en los Estados Unidos son mujeres, y  ya corren un gran riesgo de violencia sexual y acoso y otras formas de discriminación. Los requisitos de salud para refugiarse en el lugar o tomar medidas de distanciamiento social colocarán a las y los sobrevivientes en lugares cercanos con los abusadores y en mayor riesgo de violencia. Las mujeres también tienen necesidades físicas, culturales, de seguridad y sanitarias específicas, que deben reconocerse y abordarse.

La contratación internacional de trabajadores temporales está mal regulada y no es transparente en tiempos ordinarios. Estos no son tiempos ordinarios. Muchos trabajadores ya han pagado tarifas de reclutamiento y visas para viajar para trabajos que pueden existir o no este año. Muchos trabajadores se ven obligados a obtener préstamos sustanciales para conseguir un trabajo, y muchos reciben información falsa sobre los trabajos para los que son reclutados. Esos trabajadores deben recibir información clara y precisa sobre COVID-19 en su idioma nativo. Deben recibir herramientas claras para protegerse mientras viajan, trabajan y residen en los EE. UU.

Los trabajadores migrantes temporales que ya se encuentran en los Estados Unidos informan haber sido desplazados de los trabajos para los que fueron reclutados. En algunos casos, esos trabajadores no pueden abandonar el país porque las fronteras de sus hogares ahora están cerradas. El Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Trabajo deberían exigir a los empleadores que ofrezcan empleo en los EE. UU. A cualquier trabajador temporal desplazado antes de que otros trabajadores sean reclutados para el empleo.

Es esencial que promulguemos políticas inmediatas para proteger a los trabajadores más vulnerables de este virus. Las y los trabajadores migrantes temporales deben tener derecho a todas las protecciones ofrecidas a otros trabajadores. Y deben establecerse protecciones mucho mayores para salvaguardar a los trabajadores que residen en viviendas proporcionadas por el empleador y que viajan en transporte proporcionado por el empleador. Los trabajadores deben estar cubiertos por la compensación de los trabajadores si se enferman por el virus. Deben saber que se pagarán todos los costos de las pruebas y el tratamiento de COVID-19. Los Estados Unidos estarán mucho menos seguros si negamos la atención médica y las condiciones de trabajo seguras a una parte esencial de nuestra fuerza laboral.

Los trabajadores migrantes están en la primera línea de esta pandemia. Cada día aceptamos los beneficios de su trabajo. Ha llegado el momento de aceptar nuestra responsabilidad de proteger adecuadamente a estos trabajadores de esta amenaza potencialmente mortal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: